lunes, 18 de octubre de 2010

El verdadero valor de las cosas I

Esto es una "meditación" que estoy teniendo ahora mismo, yo misma conmigo misma.
Antes de que la olvide para siempre, he pensado que la publico, ya que tengo aquí el ordenador. Así de paso comparto con vosotros...

- ¿Cuánto vale un diamante?.
- Mucho.
- ¿Y cuánto vale cualquier cosa, realmente?.
- Depende.
- ¿De qué depende?.
- Emmm, ¿de su precio?.
- Bien, ¿y el precio de qué depende?.
- Pues... no estoy segura, supongo que depende de lo que cueste la mano de obra por ejemplo.
- ¿Y por qué a veces el mismo objeto vale más en una tienda que en otra?.
- Pues... porque el vendedor quiere obtener más beneficio.
- Ya, pero el objeto en sí debería valer lo mismo, si es el mismo objeto.
- Cierto...
- Entonces quizás los objetos valen lo que nosotros queremos que valgan.
- Tal vez sí.
- ¿Cuánto vale un billete de 500 euros?.
- 500 euros.
- Ya, pero me refiero al papel en sí, el papel billete, ¿vale mucho?.
- Pues... No creo, es sólo un trozo de papel.
- Entonces un billete de 500 euros vale 500 euros, ¿no?.
- Ya me pones en duda, pero sí, vale 500 euros.
- Y si partiese en dos un billete de 500 euros, ¿te parecería que vale menos?.
- Supongo que valdría lo mismo, sólo habría que pegar los dos trozos.
- ¿Y si cojo el billete y lo parto en 10 trozos?, date cuenta de que el billete sigue ahí, la única diferencia es que está dividido en 10 partes...

(Continuará en cualquier momento, que ahora voy a comer algo, no sea que no coma y se me mueran todas las neuronas que tengo por ahí). :P

2 comentarios:

Rogelio dijo...

Eso me recuerda a una conferencia a la que asisti, el ponente pidio un billete de 50 euros recien salido del banco, preguntó que quien lo queria? todo el mundo levanto la mano. Lo arrugó, lo hizo una bolita, lo tiró al suelo, lo pisó...y preguntó de nuevo. Todo el mundo lo seguia queriendo. Despúes hizo una reflexión, el billete puede ser cualquiera de nosotros, y por muy arrugados, arrastrados, pisoteados que estemos, no debemos olvidar nunca nuestro verdadero valor.

atractiva1982 dijo...

Muy buena reflexión. Así es: aunque estemos arrugados o como sea, valemos!. :)