miércoles, 6 de octubre de 2010

Flink, flink...

Estoy acordándome de una clase de Publicidad en la Universidad hace un par de años.
Estábamos comentando un anuncio que aparecía en la tele. Intentaban lavarnos el cerebro para que pensásemos en sexo cada vez que viésemos un Flink. O para que cada vez que pensásemos en sexo nos acordásemos del Flink.

"Al despertar sólo pienso en Flink". Es un mensaje subliminal.

Flink = Sexo.
Sexo = Flink.

El anuncio, mejor que explicarlo lo publico, que a ver cómo explico eso...


El anuncio se comentó bastante, pero ¿qué pasa con el Flink?, pues no lo sé, nunca lo he probado. (Ahora me pueden malinterpretar, je...).

¿El Flink aún se vende?, ¿y el anuncio sirvió de algo?. Nunca más he vuelto a ver anunciado un Flink. ¿Dejaron de fabricarlo?.

Hoy he estado pensando en chicos y creo que lo que más les interesa es el Flink y el aspecto físico.

A mí me interesan más otras cosas. ¿Me quedaré soltera?. Soltera, sin pareja y sin Flink.

No hay comentarios: