lunes, 4 de octubre de 2010

Insultos...

Hoy me han insultado. A algunos desde siempre les gusta criticar e insultar a todo el mundo, especialmente a quienes conviven con ellos. Insultan incluso a cualquiera que salga en televisión. Por eso no tienen ni un amigo, ni una amiga.

Me critica, me insulta y me siento mal, porque después de todo yo le tenía aprecio, hasta que me di cuenta de que no era como yo pensaba.
Antes tenía yo diarios de papel y allí escribía mucho por las noches antes de dormir, pero qué aburrido era. Además cuando escribía, después rompía las hojas y las tiraba por si mi madre las leía en una inspección periódica de las suyas. Un blog es mucho mejor y no almacena polvo.

Con la cantidad de hojas que escribí en mis diarios de papel habría alcanzado para publicar diez libros. Claro que..., ¿a quién le importa mi vida y las cosas que me pasen?. A nadie, realmente. Intento tener amigos y relacionarme con muchas personas, pero al final, no sé por qué, acabo dándome cuenta de que no les importo realmente, o no lo suficiente. Y cuando me doy cuenta de que estoy casi sola en el mundo (qué dramático suena pero así es) me siento mal. Parece que nadie me entiende, ¿tan rara soy?.

No es por ser pesimista, es que es la verdad: mi vida a nadie le importa. Pero en fin, aquí estoy aunque no importe. La vida continúa.

Mis padres por ejemplo, no me eligieron. "Les importo" (entre comillas), pero sólo les importo porque soy su hija, no porque me tengan aprecio por ser quien soy. No sé si me explico. Quienes no son de mi familia acaban desapareciendo de mi vida, poco a poco, incluso una amiga a quien consideré amiga durante muchos años pero resultó no serlo. Y otra gente a quien incluso llegué a querer (no se sabe por qué), que no sólo me rechazaron y desaparecieron de mi vida, sino que acabaron tratándome fatal, o en el peor de los casos amenazándome. Eso me pasa por ser como soy, a veces me encantaría ser mala o saber odiar al menos. Saber ser rencorosa y tener deseos de venganza. Pero no sé sentir eso. No basta con quererlo, o quizás no lo quiero realmente.

La vida a veces da muchos palos, donde más duele.
Mañana será un día mejor. Ahora voy a ver si oigo a los "búhos".

No hay comentarios: