domingo, 7 de noviembre de 2010

¿Merece la pena? I

A continuación mis pensamientos en tiempo real, de este domingo por la mañana / tarde:

Tener ilusiones, ¿merece la pena?.

Tarde o temprano te das cuenta de que son sólo eso: ilusiones.
Algo imaginario que tú has creado, una realidad idealizada por tu propia mente, que nunca llega a existir por completo.

Dedicas la mayor parte del tiempo a soñar.
Al final acabas soñando en estado de vigilia.
El tiempo pasa y no eres consciente de que pasó.
Tampoco eres consciente de qué pasó ni por qué pasó.

Cuando crees que te despiertas te das cuenta de que todo terminó.
Las ilusiones se quedaron perdidas, destrozadas allá en el mundo imaginario de los sueños.

Te das cuenta de que, quizás, no eres tan especial como pensabas.
Quizás no eres tan guapa, o tan guapo.
Ni tan listo, o tan lista.
Después de todo ni siquiera fuiste capaz de resolver el cubo de Rubik.
Suspendiste los exámenes no sé cuántas veces…

Un día alguien dice “usted”, con todos los respetos.
Ese día eres aún más consciente de que todo termina, tarde o temprano.
Las relaciones, la vida en sí. Todo termina...

Te das cuenta de que a pesar de intentar retener el tiempo, el tiempo se acaba.
A pesar de que en tu mente seas igual que a los 14, tu cuerpo dice que tienes 14 más…
Y a la vista de los demás, y a la tuya propia, tienes 28 o los que tengas.
Los que tu DNI diga.

Un día sales a la calle, con todas tus ilusiones.
En el momento menos pensado todo ha terminado, para siempre.
Dejas de ser lo que has sido hasta ahora en esta vida.

Te das cuenta de que tu cuerpo es tan… débil, tan simple a pesar de toda su complejidad.

La muerte en sí sucede en un instante.
Los finales. El final.
Pasas toda la vida pensando que la muerte llegará tarde o temprano, y al final sucede en cuestión de milésimas de segundo.

Ahora existes y un momento después ya no estás.
Ni siquiera eres consciente de ese justo momento, de cómo sucede, ni por qué.

O te haces ilusiones con alguien, pero te das cuenta de que ese alguien puede estar ligando con otra, o con otro, en estos momentos.

No eres tan especial como te dijeron que eras.

Tus ilusiones y aquello a lo que dedicaste tantos años de tu vida, no existe más.
Tu carrera, tu trabajo, tu dinero, tu piso, tu coche…
Lo pierdes todo, tarde o temprano.

¿Merece la pena?, ilusionarse con algo, o con alguien, si todo es tan vano.

Luego seguiré escribiendo, si acaso. Siento el desorden. Es culpa de mis pensamientos que van medio desordenados.

No hay comentarios: