jueves, 9 de diciembre de 2010

El caballo blanco

La otra noche "secuestré" al caballo.

No fue un secuestro en sí, le estuve preparando para el próximo recorrido que realizará por los castillos de Francia y alrededores.

Alguno pensó que llevé al pobre caballo al matadero porque quizás me había aburrido de verle en mi blog. No fue así.

Le he estado alimentando durante estas horas y ahora ha llegado el momento de que le libere de su sitio fijo. Va a partir para encontrarse con su dueño, en busca de aventuras. En busca de su Cenicienta particular, quizás.

Aquí el caballo en cuestión:







P.D. Para los visitantes y nuev@s, os cuento que ese caballo es la mascota virtual que he tenido en el blog bastante tiempo, estaba antes en la columna de la izquierda.

No hay comentarios: