miércoles, 8 de diciembre de 2010

El del paraguas amarillo. Segunda parte

Para saber quién es realmente el del paraguas amarillo hay que esperar a que llueva. No sólo eso; también hay que esperar a que pase la tormenta. Aquel que tenga paciencia y sobreviva a la tormenta, sin agobiarse, sin asustarse y sin escapar de ella, será el del paraguas amarillo. Después de la tormenta sale el Sol y el arcoiris, para aquel que logra sobrevivir.


Siempre me acuerdo de Super Mario Bros, no le importaban todas las pruebas que tenía que pasar, ni le importaba que la Princesa no estuviese donde tenía que estar. Simplemente esperaba sin huir.

Porque le importaba la Princesa, obviamente.
Otros, en cambio, lamentablemente desaparecen en cuanto empieza a chispear.
¿Por qué será?.

4 comentarios:

Abel Dos Santos dijo...

Di con este blog de casualidad y ahora me arrepiento por no haberme acostado cuando dije y haber estado hasta estas horas leyendo. Si mañana llego tarde a clase... ¡me acordaré de ti!

Gracias por hacerme disfrutar de las palabras como antes hacía. Me gusta, tienes algo... especial.

Si no te importa te sigo, ¿vale?

Y si quieres, aquí te dejo el enlace de mi blog para que le eches un vistazo. ¡Un saludo!

http://mesobranmismotivos.blogspot.com/

atractiva1982 dijo...

¡Hola, Abel!, gracias por pasar por aquí. Espero que hayas llegado puntual. :P

He echado un vistazo a tu blog, está muy bien. Cuando tenga un rato libre lo leeré con más detalle.

Te sigo yo también. Saludos. :)

azulceleste dijo...

Cuánta razón tienes con lo que has puesto!!!!

atractiva1982 dijo...

¡Gracias!. Parece que va a llover. :)