lunes, 6 de diciembre de 2010

Un soneto mío III

Éste dedicado a una amiga.

Soneto III

No puedo frecuentar la discoteca
ni puedo ya comprar un simple bollo.
Por qué me metería en este embrollo
el día que empecé con la hipoteca.

Almuerzo cada día pan con manteca
y ceno algún tomate con repollo;
algún día de fiesta compro un pollo
o un huevo de cualquier gallina clueca.

Mi piso está dos años medio en obras,
no puedo ya pagar ni una cerveza
y siempre me alimento con las sobras.

Al menos puedo hacer la gran proeza
de estar cuarenta años tras las sombras
sufriendo con dolores de cabeza.

Atractiva1982

P.D. Por suerte yo no estoy con la hipoteca...

No hay comentarios: